Alrededor de 4500 personas por año son diagnosticadas con Cáncer de Cuello Uterino en Argentina

Fundación Huésped se suma al Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino con el objetivo de difundir las estrategias de cuidado que existen al alcance de toda la población. 

En la Argentina el Cáncer de Cuello de Útero ocupa el cuarto lugar en mortalidad luego del cáncer de mama, seguido por el cáncer de pulmón, y el cáncer colorrectal, según el informe del Instituto Nacional del Cáncer de 2022. Cada año aproximadamente 4500 reciben este diagnóstico y se estima que 2300 pacientes mueren anualmente por esta enfermedad. 

Todos los casos de Cáncer de Cuello Uterino están causados por una infección persistente por el Virus del Papiloma Humano, conocido como VPH por sus siglas en español o HPV por sus siglas en inglés, de alto riesgo. A nivel mundial se estima  que 4 de cada 5 personas van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas. 

Una de las maneras más efectivas de prevenir la adquisición del VPH es la vacunación: “En Argentina, existe una vacuna contra el VPH, incluida en el Calendario Nacional de Vacunación, llamada tetravalente. Esta previene dos de los tipos de alto riesgo responsables de cerca del 80% de los casos de cáncer de cuello uterino y protege contra dos de bajo riesgo que se asocian con verrugas genitales. Niños y niñas de 11 años deben recibir 2 dosis de la vacuna. También, se indica su uso a todas las personas con VIH o con trasplantes de órganos entre 11 y 26 años. En estos casos se indican 3 dosis.» Destaca la Dra Florencia Cahn, Directora de Unidad de Vacunas de Fundación Huésped.

Además, la indicación de la realización del Papanicolaou sigue siendo clave para detectar las lesiones precancerosas a tiempo. “Se estima que el 80% de las personas que alguna vez hayan tenido relaciones sexuales van a contraer uno o varios de los tipos de VPH en algún momento de sus vidas. Es importante que las personas con útero se realicen controles ginecológicos de manera periódica, para detectar la aparición de lesiones. El Papanicolaou (PAP) es un examen sencillo que no requiere anestesia y es gratuito en Centros de Salud u hospitales de todo el país.” aconseja la Dra Florencia Cahn. 

Desde Fundación Huésped reforzamos que el uso de preservativo para prevenir la transmisión del VPH, la vacunación contra este virus y controles ginecológicos son las herramientas de las que dispone la población y el sistema de salud. Si se ponen en práctica ya estamos colaborando para prevenir el Cáncer de Cuello Uterino. 

 

Datos sobre el VPH

Dentro de las variantes del VPH que afectan a la zona genital hay dos grandes grupos. El primero es el grupo de alto riesgo el que puede llegar a provocar alteración de las células generando lesiones precancerosas, que con el tiempo  pueden evolucionar y convertirse en un cáncer. El grupo de bajo riesgo generalmente se asocia a las lesiones benignas como las verrugas y no evolucionan a lesiones precancerosas o cáncer. 

El VPH genital se transmite de una persona a otra, mediante el contacto piel con piel en las relaciones sexuales y es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes que existen, el uso de preservativo reduce el riesgo de transmisión. El virus no se contrae al usar inodoros, compartir cubiertos o en la pileta. En general los VPH de bajo riesgo producen verrugas genitales o en el ano y habitualmente no desarrollan cáncer. 

Check Also

Bases del concurso: «El rol de la justicia en el acceso efectivo a la salud»

Fundación Huésped, el Ministerio Público de la Defensa, la Asociación Argentina de Salud Pública, el …